Nuevo Usuario
Recordar mi contraseña
Su carro: 
(Vacío)

Garrapats, pulgas y mosquitos. consejos para una mejor proteccion

La última generación en el control y la prevención: Seresto, Frontline, Advantix, Scalibur, Kiltix, Preventic ...

Los insectos

Las garrapatas

Las garrapatas son arácnidos hematófogos que chupan la sangre del huesped al que parasitan. Su ciclo biológico consta de cuatro estadios de desarrollo: huevo, larva, ninfa y adulto. En este estadio tienen un cuerpo redondeado y cuatro pares de patas. Utilizan unas potentes piezas bucales para romper la piel del huesped, y pueden pasar largos periodos de tiempo enganchados y alimentándose de su víctima. Como otros parásitos también tienen una gran capacidad para reproducirse. La hembra puede llegar a poner miles de huevos y convertirse rápidamente en una auténtica plaga.

Las garrapatas son molestas, pero además pueden convertirse en un peligroso transmisor de enfermedades que atacan la salud tanto del perro com de sus propietarios. La Ehrlichiosis produce fiebre, anorexia, pérdida de peso... y en caso de hacerse crónica, conlleva alteraciones sanguíneas, hepáticas y renales. La Babesiosis produce anemia, fiebre, anorexia, debilidad..., y puede derivar en problemas neurológicos y cardiopulmonares. La enfermedad de Lyme es una zoonosis transmisible al hombre, especialmente cuando el contacto con animales afectados es muy prolongado.

La pulgas

Si bien las garrapatas son la causa principal de infectación en perros, las pulgas pueden llegar a convertise en un problema aun mayor a causa de su gran capacidad de reproducción. Són insectos de color oscuro que también se alimentan de sangre y poseen tres pares de patas. Por su tamaño, entre 2 y 4 mm, pueden pasar desapercibidas, especialmente si el pelaje del perro es oscuro. Además son rápidas y pueden desplazarse corriendo o saltando a gran velocidad. Se reproducen especialmente durante la primavera, el verano y el principio de otoño. En invierno su actividad disminuye, pero no es infrecuente encontrarlas durante todo el año en zonas templadas de la costa. Como hemos señalado, parasitan y chupan la sangre del perro o del gato y se instalan preferentemente en las orejas, entre los dedos de las patas, la zona axilar e inguinal y bajo el rabo.

Entre los problemas ocasionados por las pulgas destaca la Dermatitis alérgica, relativamente frecuente, que produce irritación y molestias que pueden llegar a convertirse en un problema grave cuando el animal afectado intenta aliviarse rascando la zona afectada. A las lesiones e infecciones que acompañan la Dermatitis se suman los cambios en el estado de ánimo del animal: nerviosismo, malestar, irritabilidad. Las pulgas también transmiten algunos parásitos.

Sistemas para combatirlas

Afortunadamente, en el mercado existen muchos productos que nos permitiran combatir pulgas y garrapatas para reducir el riesgo que estos parásitos ataquen nuestros animales de compañía o a nosostros mismos. Por otra parte, la abundancia y diversidad de productos puede también complicar nuestra elección. ¿Que es mejor, collar, pipetas o spray ?. ¿Cual es el sistema más económico ?. ¿Cual el más eficaz ?. En todo caso la elección estará condicionada sobre todo, por el riesgo de que su perro o su gato se vea atacado por estos parásitos (horas que pasa en el exterior, tipo de hábitat -urbano o rural-, etc). A mayor riesgo mayor y mejor protección, con menor riesgo podremos reducir las medidas a tomar.

Productos para el entorno

Se trata de productos pensados para tratar superficies medianas o grandes, habitualmente en el exterior de nuestra casa, chalet, etc, aunque también pueden utilizarse en un recinto cerrado cuando se haya infectado. En el mercado encontrará tres tipos de presentaciones: líquido, polvo y humo.

  • Los insecticidas en humo solamente pueden usarse en recintos cerrados. Se trata de un bote con insecticida que al abrirlo esparce su contenido en forma de humo por toda la habitación. Matan por contacto, no son residuales y tienen la ventaja de que son fáciles de aplicar y penetran en todas partes. Son una buena solución cuando, por ejemplo, las pulgas u otros insectos se han apoderado de una habitación que no podemos limpiar, o de algún rincón de nuestra casa. No mancha y actúa sin necesidad de retirar muebles, libros, sofás, etc.

  • Los insecticidas en polvo se han utilizado tradicionalmente en el campo, en perreras o en instalaciones ganaderas. Acostumbran a tener un buen efecto de choque, pero al actuar por contacto es necesario realizar una aplicación extensa y homogenea. Tienen un efecto residual limitado, pero utilizados una vez a la semana actuan de barrera ante posibles ataques. Algunas veces se utilizan sobre el animal, pero no debemos olvidar que si el perro lo ingiere pueden causar una intoxicación. En ningún caso se deberían utilizar en cachorros o en hembras con cachorros porque en estos casos el riesgo de intoxicacion por ingestión es aún mayor.

  • Los insecticida líquidos son los mejores para combatir pulgas, garrapatas y otros insectos en espacios al aire libre. También son la solución más económica si se utilizan productos concentrados. Despues de realizar la disolución en agua deberemos aplicarlos en la zona a tratar. Puede utilizarse un pulverizador, la forma más cómoda, o cualquier otro sistema. Algunos insecticidas como el diazinón tienen un potente efecto de choque, otros como las permetrinas, cipermetrinas y alfapermetrinas, tienen una mayor persistencia una vez aplicados. Los mejores son aquellos productos que combinan los dos tipos de insecticidas. La persistencia además dependerá de la superficie de aplicación. Si se aplica directamente sobre la tierra, por ejemplo, la duración será muy baja. Sobre materiales porosos la duración tampoco es excesiva, por lo que será aconsejable rociar primero la superficie con agua para que esta se empape, y después aplicar el insecticida. Cuando el riesgo de infectación es alto porque el perro vive o pasa muchas horas al aire libre, su uso es prácticamente imprescindible. Al actuar sobre el entorno del animal, reducimos la posibilidad de que este sea atacado y aumentamos la capacidad de control de un collar o de las pipetas en el caso de que las lleve.

Existen también productos alternativos como los emisores de impulsos ultrasónicos que en teoría actúan como repelentes electrónicos de insectos. En nuestra web no los encontrará porque no creemos que se haya demostrado su eficacia

Productos para su perro o su gato

Una vez controlado el entorno deberemos pensar en proteger directamente a nuestro perro o gato. Para ello contamos con tres tipos de productos: el collar insecticida, el spray, y la pipeta.

El collar insecticida

Las ventajas: Es uno de los sistemas de control tradicionales. Son útiles sobre todo para combatir las garrapatas, aunque algunos también controlan las pulgas y los mosquitos. Si valora la comodidad y el precio, el collar es una buena opción. Sin embargo, no todos los collares tienen las mismas propiedades. Scalibur actua contra garrapatas, pulgas y mosquitos y está disponible en dos tamaños según la longitud del collar: Scalibor de 48 cm y Scalibor de 65 cm. La duración de un collar se situa entre los 4 y los 6 meses, si bien la efectividad va disminuyendo con el tiempo. El collar Seresto, de Bayer, está disponible en dos tamaños, Seresto para perros de menos de 8 kg, y Seresto para perros de más de 8 kg. Actúa también contra garrapatas y mosquitos y és más eficaz que Scalibor contra las pulgas Algunos collares también son resistentes a la humedad, aunque es mejor retirarlos temporalmente si su perro ha de estar en contacto con agua. 

Los inconvenientes: La eficacia del collar depende de la actividad del perro y del número de garrapatas que encuentre a su paso. Si el grado de infectación es alto, es muy probable que las garrapatas acaben atacando al perro. Lo mismo pasa con los mosquitos. Para evitar el problema es aconsejable realizar fumigaciones periódicas de la perrera o del entorno del animal utilizando insecticidasconcentrados como Finigen Plus o Camaleón Plus. También puede reforzar la acción del collar aplicando un insecticida sobre el perro, bien en forma de pipeta, bien en forma de espray. La pipeta es el complemento más cómodo y el más aconsejable. En casos de riesgo de infectación grave, sin embargo, es más recomendable usar el spray.

Las pipetas

Las ventajas: Las pipetas o el sistema conocido como spot-on, son fáciles de administrar y ofrecen una protección amplia contra pulgas y garrapatas. Se aplican en la base del cuello, con cuidado que el líquido entre en contacto con la piel, y el producto activo se distribuye de manera uniforme por todo el cuerpo durante las horas siguentes. La duración es menor que en los collares: alrededor de un mes si queremos controlar tanto pulgas como garrapatas, pero el grado de protección es mayor y empiezan a actuar a las pocas horas. Entre las marcas más conocidas, Frontline Spot on actua contra pulgas y garratas. Frontline Combo Spot on, además actua contra las fases inmaduras de la pulga (huevos, larvas y pupas), por lo que evita reinfectacions. Advantix Spot on, ofrece protección contra pulgas, garrapatas y tiene un efecto repelente contra los mosquitos. Todas, además, son resistentes al agua, por lo que puede lavar a su perro pasadas 48 horas después de la aplicación.

Los inconvenientes: En situaciones de gran número de pulgas o garrapatas, la acción repelente de las pipetas puede verse mermada. En algunos casos las garrapatas más resistentes intentan atacar al animal y a veces lo consiguen, aunque acaben desprendiendose bajo el efecto del insecticida. Puede reducir el riesgo fumigando el entorno del animal en las épocas de mayor actividad de pulgas y garrapatas, en primavera y final del verano. También puede rociar a su perro con un spray insecticida o una loción repelente antes de salir al campo o al parque.

Los sprays

Las ventajas: Actuan de manera inmediata. Si su perro o su gato tiene pulgas o garrapatas aplicando directamente el spray sobre el animal eliminará rápidamente el problema. Además existe en el mercado una amplia variedad de precios que depende, básicamente, de la duración del producto. El efecto de choque de los insecticidas en spray és muy parecido, de manera que si su perro tiene garrapatas, también las matará con un producto económico, pero al cabo de 4 o 5 días, a veces antes, el problema puede reproducirse. Con los productos más caros el insecticida puede prolongar su acción hasta un mes. Eso sí, para ello deberá seguir las instrucciones del fabricante y empapar bien a su perro con el producto.

Los inconvenientes: La aplicación es el principal problema que presentan. Para que actuen con eficacia deberemos pulverizar al animal a contrapelo, haciendo que el producto llegue a la piel. También deberemos realizar numerosas aplicaciones y empaparlo bien si queremos que su acción se prolongue. Al final utilizaremos y desperdiciaremos gran cantidad de producto.

Algunas recomendaciones finales

Para acabar algunos consejos:

  • Si el riesgo de ataque es elevado, combine diferentes productos. Un insecticida líquido para mantener limpios la perrera y las zonas frecuentadas por su perro, impedirá la aparición de plagas. A esto añada la pipeta. Y si a pesar de todo tiene problemas, póngale un buen collar insecticida.

  • Si en su población se dan muchos casos de leishmaniosis canina, utilize un producto que también actue contra los mosquitos, bien como repelente, bien como repelente e insecticida. Entre los primeros encontrará algunos collares, por ejemplo los collares Scalibor y Seresto, y algunas pipetas como Advantix. Si utiliza otra marca de pipeta o collar porque le funciona para el control de pulgas y garrapatas y quiere protegerse de los mosquitos, puede utilizar un insecticida a base de cipermetrina, por ejemplo Camaleon. En este caso deberá diluir el producto en actua y aplicarlo por lo menos una vez a la semana. Otro producto muy efectivo es el repelente a base de extracto de neem. Se trata de un insecticida natural de efectividad contrastada si se utiliza regularmente pulverizando al perro de 2 a 3 veces a la semana. Si el problema de los mosquitos es realmente grave, tenga en cuenta que la protección de collares y pipetas no es total y que su acción repelente disminuye mucho al cabo de las 2-3 semanas.

  • Una buena protección para su perro puede costarle dinero y tiempo, pero recuerde que pulgas, garrapatas y mosquitos son agentes transmisores de una gran cantidad de enfermedades. Al chupar la sangre de su huesped pueden inocular de manera accidental una gran variedad de agentes patógenos que, en algunos casos, pueden transmitirse a las personas. Tener a nuestras mascota en las mejores y más saludables condiciones no dará seguridad y nos evitará problemas.